Desconexión, senderos en bicicleta y gastronomía

Coronel Pringles tiene una gran variedad de propuestas para vivir días inolvidables: recorridos en bicicleta, el encuentro con la naturaleza, visita a pueblos rurales y degustación de una gastronomía con identidad propia.

Los caminos de campo son la mejor opción para descubrir, en auto o en bicicleta, la belleza de la llanura. Otras de las actividades recomendadas es hacer senderismo y visitar el paraje Fra-Pal, donde niños y adultos podrán experimentar la alegría de alimentar a animales silvestres como llamas y ciervos.

Los turistas que arriben a Fra-Pal podrán hacer una caminata al cerro La Adolfina y al finalizar la visita degustar una sabrosa picada con productos caseros elaborados en el lugar.

El paisaje rural de “Pringles” es ideal para desconectar de la pantalla y perderse en un horizonte de sierras y atardeceres soñados. Desde la casa de campo La Mercedes se puede contemplar esa postal. Se trata de un establecimiento que cuenta con capacidad para diez huéspedes con pileta, quincho y un parque arbolado inmenso.

Además, ofrece la posibilidad de hacer cabalgatas, trekking y recorridos por el Río Sauce Grande. La cocina criolla con sus empanadas artesanales y el cordero al asador con aroma a tradición, deleita paladares de otras regiones.

La casa de campo El Rincón es otra opción de alojamiento imperdible. Posee un parque rodeado de pinos, arbustos, flores y canteros que deslumbran en todas las estaciones del año. También dispone de una piscina tanque y una mini plazoleta.

Esta región bonaerense es perfecta para los aficionados a descubrir nuevos sabores. Distintos productos pringlenses invitan a vivir sensaciones únicas como los vinos espumantes de las variedades chardonnay y pinot noir de la bodega Myl Colores, la cerveza Cardiff en sus versiones pilsen, ipa, porter del Báltico y red lager y el aceite de oliva, a base de las especies picual y arbequina.

Por otro lado, la ciudad cabecera del partido atrapa a los visitantes con la tranquilidad de sus calles y la majestuosidad del palacio municipal construido por el arquitecto Francisco Salamone. El edificio tiene su continuidad estilística en una plaza ornamentada con bancos, pérgolas y columnas.

A menos de diez kilómetros de allí se encuentra el paraje La Paloma que cuenta con un museo histórico. La comisión de esa institución recibe a los turistas con picadas, cordero al asador, chorizo casero y diversos platos al disco. Los expertos dicen que nadie puede irse sin saborear el flan casero con dulce de leche.

En el pueblo turístico de Indio Rico, a setenta kilómetros de Coronel Pringles, las mejores fotos se obtienen desde la torre de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, a la que se sube luego de un paseo por su interior.

También se puede visitar la casa de las artesanas locales donde exponen sus tejidos artesanales, vasijas y otros productos.

Los destinos bonaerenses atesoran anécdotas, sabores, personajes y paisajes que se revelan en cada viaje por la Provincia.

Más información en buenosaires.tur.ar

Por delplata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.