Causa o consecuencia de una realidad particular ignorada durante mucho tiempo

El Diputado Federal, Delegado Pablo Oliva Souza, del Partido Social Liberal (PSL) de Amazonas, sugirió al Presidente Jair Bolsonaro, de Brasil, la creación de una Guardia Nacional de Fronteras, para actuar en la Franja Fronteriza del territorio nacional: “haciendo vigilancia ostensible, actividades de seguridad pública, operando en régimen de cooperación». Sostiene que: “es notoria la necesidad de una fuerza policial permanente en la extensa Franja Fronteriza… y la creación de la guardia permitirá la acción conjunta de varios cuerpos” (1).

Esta propuesta no es nueva para quienes viven en la frontera, entre Uruguay y Brasil, ya que el Psicólogo y Licenciado en Seguridad Pública, Comisario Mayor Retirado, Robert Parrado, con la intención de buscar una solución cuando la región Chuí-Chuy había padecido diecisiete muertes en noventa días -lo cual ocasionó un encuentro urgente entre los entonces presidentes Temer y Vasquez-, señaló que: “Se necesita una atención integral, trabajando en conjunto las Policías de ambos países, Ejércitos, junto con Gendarmeria, Aduanas, Migración y Receita Federal, conformando una Guardia de Fronteras”. Y agregaba “solo la unión de las fuerzas de seguridad públicas puede ayudar a reducir el daño que sufren las fronteras por la violencia que la delincuencia provoca y genera inseguridad, imponiendo el miedo en los ciudadanos de bien que intentan trabajar, arriesgando la vida en una región donde la marginalidad pretende imponer sus reglas y los estados no llegan a tiempo para resolver los problemas de violencia social”.

Consultado el Técnico Superior en Seguridad Pública de Argentina, Esteban Arriada, por su opinión sobre la propuesta del diputado Pablo, y dijo que: “tenemos que analizar la factibilidad y efectividad de la propuesta para las fronteras, en Argentina ya tenemos la Gendarmería que hace el trabajo de vigilancia fronteriza, sin embargo, no es un trabajo muy coordinado con el resto de las fuerzas de seguridad y quizás por eso acabe no siendo lo tan efectivo que deseáramos”. También destacó que: “tendríamos que ver la legalidad del área de acción de esta nueva fuerza, el marco legal del trabajo; ¿no será que lo que necesitamos ya lo tenemos y lo único que ocurre es que carecemos de voluntad política para coordinar y ordenar el trabajo conjunto de las fuerzas de seguridad en la región?”, finalizaba preguntando el entrevistado.

La realidad es que las fronteras han sido blanco de la criminalidad durante toda la vida, y los Estados de todos los países de la región no han sabido lidiar muy bien con estas dificultades, que hoy en día son insostenibles, teniendo toda la tecnología a su alcance. Lo cierto es que los delincuentes no pueden correr de un lado a otro de una avenida consciente de que no serán atrapados o que del otro lado no se conocerán sus antecedentes criminales, y así continuar delinquiendo, atravesando fronteras con total y absoluta certeza de la impunidad en este tercer espacio.

“Desde la perspectiva del antropólogo hindú-norteamericano Homi Bhabha el tercer espacio es un espacio liminar (escalera, puente, baranda, pórtico, pasaje o membrana) que permite hacer asociaciones entre ciertas divisiones binarias y establecer sendas entre una cosa y otra» (2). Los terceros espacios son espacios intersticiales, entremedios que “despliegan y desplazan la lógica binaria mediante la cual suelen construirse las identidades de la diferencia; es decir, negro/blanco, yo/otro” (Bhabha, 2002: 20). Mientras los gobiernos no comprendan esta cualidad de la “tercera región”, y trabajen de manera articulada, conjunta y unida, asumiendo la realidad de que estas Franjas Fronterizas no pertenecen a un país u otro, todo el trabajo será en vano, al fin y al cabo para eso fueron concebidos los Estados, para darle paz y seguridad a sus habitantes .

Richar Enry Ferreira, Periodista, Investigador Histórico, Documentalista y Productor audiovisual

Por delplata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *